instalaciones-radiactivas-proteccion-radiologica-radiación

Qué son las instalaciones radiactivas y cómo se protegen de la radiación

Las instalaciones radiactivas (IRR) son aquellas que contienen o utilizan fuentes de radiación ionizante, es decir, capaces de producir iones al interactuar con la materia. Estas fuentes pueden ser naturales o artificiales, y se emplean con fines diversos, como la medicina, la industria, la investigación o la energía. Al igual que cualquier instalación nuclear, han de contar con unos sistemas de protección radiológica adecuados para proteger tanto a las personas que trabajan en ellas como al medioambiente. 

Según la definición de CSN, “las instalaciones radiactivas son aquellas que incluyen una fuente de radiación ionizante, aparatos que produzcan radiaciones ionizantes con una diferencia de potencial superior a 5 kilovoltios, o espacios donde se realicen actividades relacionadas con materiales radiactivos, tales como la producción, uso, posesión, manipulación o almacenamiento, excluyendo el almacenamiento incidental durante su transporte”.

Las instalaciones radiactivas se clasifican en tres categorías según el riesgo radiológico que presentan:

La primera categoría corresponde a las que manejan grandes cantidades de material radiactivo o haces de radiación muy intensos, como las fábricas de combustible nuclear.

La segunda y la tercera categoría corresponden a las que utilizan cantidades menores de material radiactivo o aparatos generadores de rayos X, como los hospitales, los laboratorios o las industrias.

Las instalaciones radiactivas se diferencian de las centrales nucleares en que estas últimas son un tipo específico de instalación que utiliza el fenómeno de la fisión nuclear para generar electricidad. La fisión nuclear consiste en la ruptura de núcleos atómicos pesados, como el uranio, que liberan una gran cantidad de energía y otros núcleos más ligeros, que son radiactivos. Las centrales nucleares requieren un diseño y una regulación especiales para garantizar su seguridad y controlar la reacción en cadena.

En el año 2021 existían un total de 1.281 instalaciones radiactivas autorizadas (2 de 1ª categoría, 937 de 2ª categoría y 342 de 3ª categoría). Asimismo, el CSN tiene constancia de la inscripción de 38.604 instalaciones de radiodiagnóstico en los registros de las comunidades autónomas.1

Protección radiológica en instalaciones radiactivas: qué se necesita

Las instalaciones radiactivas necesitan aplicar medidas de protección radiológica para evitar o reducir los efectos nocivos de la radiación sobre las personas y el medio ambiente. 

Las herramientas de protección radiológica incluyen el diseño adecuado de las instalaciones, el uso de barreras y blindajes para atenuar la radiación, el control y la vigilancia de las fuentes y los residuos radiactivos, el seguimiento dosimétrico y médico de los trabajadores expuestos y del público en general, la formación e información sobre los riesgos y las precauciones a tomar, y la elaboración de planes de emergencia y respuesta ante posibles accidentes o incidentes.

Aplicaciones Tecnológicas de la Física cuenta con una amplia gama de soluciones de protección radiológica específica para las IRR de tipo dos, como instalaciones industriales o instalaciones de tipo médico, destinadas a proteger tanto a los trabajadores como al público general y el medio ambiente.

Si desea conocer más sobre estas soluciones, puede ponerse en contacto con nosotros a través del siguiente enlace.

Referencias

  1. Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Registros de instalaciones radiactivas – energia.gob.es.

Introduce el término de búsqueda